Entrada de blog

Carta de un Bebé con Albinismo a sus Padres

¡Hola mamá! ¡hola papá! ¡Hola a toda la familia! ¡Ya llegué!

 

Yo que no me esperabas así de blanquito,
que mi color no estaba en el plan.
En estos momentos han de tener muchísimas dudas.
No hay nada raro en , solo que en mis genes
está escrito de esa manera y por lo tanto
mi pelo y piel serán blancos y mis ojos claros,
pues nací con albinismo.

El albinismo no es propiamente una enfermedad,
aunque los doctores así le llamarán.
Es más bien una condición, con un grupo de retos.
No es algo que se pueda curar,
pero no es tan delicada como en estos momentos
lo pueden estar imaginando.

Es algo que formará parte de mi, y
que irá moldeando mi personalidad.
Les advierto, mi vida no será sencilla, pero,
¿quién dijo que la vida lo era?

Necesitaré su apoyo, pero también mi espacio,
necesitaré aprender las cosas por mi cuenta.
Les pido una oportunidad para demostrárselos y
si llego a caer, una oportunidad para levantarme,
después de todo, la primera vez siempre es la más difícil.

Pero lo que principalmente pido es lo mismo
que cualquier otro hijo suyo pediría: Su amor.

Es cierto, mi vista no será perfecta,
pero les voy a poder ver y prometo
atenderé mis tareas escolares.
¿Sabes? Hay una diferencia enorme entre
ver poco y ver nada.
Así que deberán empezar a inculcarme
el cuidado de mis ojos.
Quizá no seré un piloto de avión
como muchos niños sueñan, pero
siendo sinceros, ¿cuántos pueden lograr serlo?

No deberé estar mucho tiempo bajo el sol,
pero habrá algún día que suceda y me quemaré,
y no por ello serás malos padres,
Sin embargo, deberé evitar que pase muy seguido,
de esta manera evitaré complicaciones futuras,
de cualquier forma, hoy en día,
todo mundo debe usar bloqueadores, ¿no?.

Aún y con todos estos retos,
así de pequeñito como me ven
tengo la capacidad de amarles tanto tanto.
Quizá exista algo raro en mis genes,
pero en ellos también tengo
escritas muchas otras cosas.
Esperen a que conozcan mi sonrisa,
esperen a que conozcan mi
capacidad para abrazarlos,
mi capacidad para llenarles de besos,
para caminar, para decir "mamá" y "papá",
para reir al verlos llegar.

Creceré y habrá retos escolares y personales,
pero estará en el hasta donde quiera llegar,
como cualquier otra persona, el cielo será el límite.

Podré estudiar hasta un doctorado, si así me lo propongo.
Podré ser doctor, enfermera, ingeniero, abogado, cantante o actor...
podré ser licenciado, obrero, maestro o director.
Pero, antes que cualquier otra cosa y lo más importante... seré su hijo,
les necesitaré pero les pagaré con todo mi amor.


Autores:
Anais Montemayor y Sergio Montemayor

Tags: 

 

Quién está conectado

Hay actualmente 0 usuarios conectados.

Usuarios nuevos

  • omar alvarez
  • Laura
  • Alejandra Valle
  • Adrinei
  • BERNARDO ALFONS...